Poetica: Interno

Poética: Interno

Después de las charlas con el hombre-hermético, me dieron ganas de buscar un caparazón/refugio para envolver mi ser, enclaustrarme como un gusano en su crisálida y esperar pacientemente un nuevo renacer. Puse mi cuerpo boca abajo y me puse a meditar entre mis parpados/ronquidos sobre el inicio del destiempo:

Al principio, cuando mi cuerpo estaba dividido entre ovulo y esperma, el padre zorro se acercó a mi estrella. Con la delicadeza que tiene un zorro posó sus garras sobre mi energía y me transformó en sueño. El sueño dice así:

Un niño con alas de pájaro revolotea por la espalda de Valentina. Fija sus pupilas en los vellos bellos y se acerca a su oído. Le dice con trino: Valentina… rasca mis alitas. Ella se da la vuelta, acerca su mano al niño y rasca con fuerza una de las alitas. Una, dos, tres y hasta siete veces el niño ruega con ternura, y la niña hace con presteza. Ya satisfecho, el niño se posa en las piernas de Valentina y sacude su cabecita dejando caer un poco de alegría en forma de lágrimas. Ella, que se hallaba cansada a causa de su arduo trabajo, sintió como su vientre se inflamaba y ardía como Hiroshima en sus malos tiempos. Se acostó sobre la verde pradera y el niño con alas de pájaro se acostó junto a ella. Se miraron, ella tomó el rostro del niño alado entre sus manos y recogiendo el poco de su alegría en forma de lágrimas se acercó y después de lamerlo, le dio un besó. Él ardor desapareció del vientre de Valentina y se transfirió a él, subió hasta su garganta pasando por sus estómago, esófago y laringe hasta salir en forma de huevo trasbocado de su boca. Ese huevo cayó al suelo, pero en vez de romperse, se quedó un poco fijo, un poco enterrado, un poco sólido. Allí, dentro de ese huevo, nació la paciencia.

El zorro alejó sus garras y volví a mi forma contra/innatural. Valentina se quedaba relegada en mi conciencia/pensamiento, y al pestañear, sentí al pequeño niño con alas emerger de mi garganta.
Desperté.

La crisálida se volvió morada y la morada se volvió acogedora. Las palabras se posaron por allí y susurraron:

El yo, que nace de mi yo, que se vuelve liquido cuando es frío y arena cuando es caliente, que se convierte en pecado cuando se acerca al vicio, muta a virtud cuando se acerca al paraíso, que se pre-condensa con cada cambio de cuerpo, que se nutre en el viaje del héroe, que se antepone a la muerte; ese yo que siente su muslo desgarrado de tanto balancearse; ese yo que se encuentra vivo entre vivos y muerto entre los muertos, que antecede a la transformación carnavalesca (porque la muerte es lo más carnavalesco que existe); el yo que vive en cada uno de todos y todos que viven en los peces del infierno, que pasean dentro en el mar donde habita la tortuga que sostiene al universo.


Ese ser, transmutado, concatenado, cerró los ojos. 

En ese instante la crisálida se rompió: vi cómo el arte me encerraba para poderme conocer.

Mirada (XXVIII)

Mirada (XXVIII)

La fragilidad es una bomba de tiempo, y el estallar nos vuelve humanos...

Bitacora del astronauta

Bitácora del astronauta:

Se puede comparar al pasado con la hidra de nueve cabezas que derrotó Hércules, solo lo pudo hacer cercenando las cabezas y quemando en donde nacían. Igualmente, las personas que pertenecieron a un pasado no ameno deben ser erradicadas, cercenadas y quemadas de la vida de cada uno. El héroe define sus limites, dejar ir es necesario para seguir creciendo.