Mirada (XII)


Mirada (XII)

La inocencia muerta es entregada a la luz. Los dedos entran en cada sexo mientras la mente se turba.

Amar es violentar el cuerpo, pensar es violentar el alma.