Hombre Lobo el Apocalipsis (Apuntes)

(Libro Hombre Lobo el Apocalipsis / pagina 6)

En un ojo Mephi vio la tierra; en el otro vio su reflejo umbral. En ambos vio la muerte de Gaia mientras Anthelios la bañaba con su bilis carmesí. Vio guerras librándose en las tierras que los humanos consideraban sagradas. Vio que la polución y el veneno se mezclaban y daban a luz un niño invisible que diezmaba a los seres vivos. Vio las grandes telarañas de la tejedora estallando en llamas y reduciendo la obra del hombre a polvo. Vio animales arrojándose al mar en un ataque de pánico. Vio las Colmenas ocultas del Wyrm propagándose como un cáncer y vomitando la vanguardia de los ejércitos de los Incarnae Maeljin. Vio la luna pasar frente al sol, y allí dónde su sombra tocaba la tierra o el mar, las criaturas vivas morían por millones. Y cuando Anthelios miro esa sombra, unas criaturas profundamente enterradas salieron a la luz. La muerte no existía pues todo lo que alguna vez había muerto se levantaba de nuevo para liberar las tormentas del purgatorio en el mundo de los vivos. La seguridad no existía, pues los retoños de un dios muerto surgían para devorar a sus propios asesinos. La esperanza no existía pues incluso los sueños de los jóvenes se convertían en pesadillas y amenazaban con propagar el terror y la locura como una plaga. No había donde esconderse, pues el propio planeta volvía la espalda a sus habitantes. Su piel se resquebrajaba y tsunamis de cientos de pisos de altura atravesaban los océanos. Su piel ardía, y las cuevas de lava que habían permanecido comprimidas durante cientos de miles de años explotaban por doquier y rociaban fuego y cenizas por todo el cielo. Y en lo más profundo del océano, una antigua criatura abría un órgano sensitivo que hacía las veces de ojo y de boca. Fuera lo que fuese lo que contemplaba, lo consumía y no había nadie en la tierra con el suficiente poder para detenerla.

Sherlock And Moriarty (Serie - Chapter 2x3 The Reichenbach Fall) (Apuntes)

Sherlock And Moriarty (Serie - Chapter 2x3 The Reichenbach Fall) (Apuntes)

Moriarty: Se honesto, estás un poquito complacido.

Sherlock: ¿Qué, con el veredicto?

Moriarty: Conmigo, de vuelta en las calles. Todo cuento de hadas necesita un buen villano. Me necesitas o no eres nada. Porque somos parecidos, tú y yo, excepto porque tú eres aburrido. Tú estás del lado de los ángeles.

Sherlock: Contactaste al jurado, por supuesto.

Moriarty: Me introduje a la Torre de Londres, ¿crees que no puedo abrirme camino a 12 habitaciones de hotel?

Sherlock: Red de cable.

Moriarty: Cada habitación de hotel tiene una pantalla de TV personalizada. Y cada persona tiene su punto de presión. Alguien a quien quieren proteger de daños. Muy fácil.

Sherlock: ¿Entonces qué vas a hacer con eso? ¿Quemarme?

Moriarty: Ah, ese es el problema, el problema final. ¿Ya has descifrado cuál es?

Sherlock: ¿Cuál es el problema final?

Moriarty: Te lo dije pero... ¿escuchaste? ¿Cuán difícil encuentras,tener que decir "no lo sé"?

Sherlock: No lo sé.

Moriarty: Oh, eso es listo, muy listo, tremendamente listo. Hablando de listo, ¿ya le has contado a tus amiguitos?

Sherlock: ¿Contarles qué?

Moriarty: ¿Por qué me introduje en esos lugares y nunca me llevé algo?

Sherlock: No.

Moriarty: ¿Pero lo entiendes?

Sherlock: Obviamente

Moriarty: Entonces dime.

Sherlock: ¿Decirte lo que ya sabes?

Moriarty: No, pruébame que ya lo sabes.

Sherlock: No robaste nada porque no lo necesitas.

Moriarty: Bien.

Sherlock: Tú nunca jamás volverás a llevarte algo.

Moriarty: Muy bien, ¿por qué?

Sherlock: Porque nada en el Banco de Inglaterra, la Torre de Londres o la prisiónde Pentonville podría compararse con el valor de la llave que podría introducirte a los tres.

Moriarty: Puedo abrir cualquier puerta donde sea con unas pocas breves líneas de código de computadora. No hay tal cosa como una cuenta bancaria privada, son todas mías. No hay tal cosa como el secreto, yo POSEO el secreto. ¿Códigos nucleares? Podría hacer volar a la OTAN en orden alfabético. En un mundo de habitaciones cerradas,el hombre con la llave es rey. Y cariño, deberías verme con corona.

Sherlock: Tú estuviste anunciándote durante todo el juicio, le mostrabas al mundo lo que puedes hacer.

Moriarty: Y tú estabas ayudando. Larga lista de clientes... gobiernos rebeldes, comunidades de inteligencia, células terroristas. Todos me quieren. Súbitamente, soy Mr. Sexo.

Sherlock: Si puedes entrar en cualquier banco, ¿porqué te interesa obtener el mejor postor?

Moriarty: No me interesa, sólo me gusta verlos competir. "Papi me quiere más a mí"¿No es adorable la gente ordinaria? Bueno, debes saberlo, tienes a John. Debería conseguirme uno que viva conmigo.

Sherlock: ¿Por qué estás haciendo esto?

Moriarty: Debe ser tan divertido.

Sherlock: No quieres dinero ni poder,no realmente. ¿Para qué es todo esto?

Moriarty: Quiero resolver el problema. Nuestro problema. El problema final. Va a comenzar muy pronto, Sherlock...la caída. Pero no te asustes,caer es como volar, excepto que hay un destino mucho más permanente.

11. Entre los Caballos (Amberes - Roberto Bolaño) (Apuntes)

11. Entre los Caballos (Amberes - Roberto Bolaño) (Apuntes)

Soñé con una mujer sin boca, dice el tipo en la cama. No pude reprimir una sonrisa. Las imágenes son empujadas nuevamente por el émbolo. Mira, le dije, conozco una historia tan triste como ésa. Es un escritor que vive en las afueras de la ciudad. Se gana la vida trabajando en un picadero. Nunca ha pedido gran cosa de la vida, le basta con tener un cuarto y tiempo libre para leer. Pero un día conoce a una muchacha que vive en otra ciudad y se enamora. Deciden casarse. La muchacha vendrá a vivir con él. Se plantea el primer problema: conseguir una casa lo suficientemente grande para los dos. El segundo problema es de dónde sacar dinero para pagar esa casa. Después todo se encadena: un trabajo con ingresos fijos (en los picaderos se trabaja a comisión, más cuarto, comida y una pequeña paga al mes), legalizar sus papeles, seguridad social, etc. Por lo pronto necesita dinero para ir a la ciudad de su prometida. Un amigo le proporciona la posibilidad de escribir artículos para una revista. Él piensa que con los cuatro primeros puede pagar el autobús de ida y vuelta y tal vez algunos días de alojamiento en una pensión barata. Escribe a su chica anunciando el viaje. Pero no puede redactar ningún artículo. Pasa las tardes sentado a una mesa de la terraza del picadero intentando escribir, pero no puede. No le sale nada, como vulgarmente se dice. El tipo reconoce que está acabado. Sólo escribe breves textos policiales. El viaje se aleja de su futuro, se pierde, y él permanece apático, quieto, trabajando de manera automática entre los caballos.

Teoría de la autodestrucción (Alejandro José P.E - Blog: Suicidofilia) (Apuntes)

Teoría de la autodestrucción (Alejandro José P.E - Blog: Suicidofilia)

Los seres humanos somos seres vivos. Nada más. Cuya existencia viene envuelta en un halo de misterio, dada nuestra desconcertante procedencia. Una creación de materia sin principio posible, sin futuro definido. Esta absurda cadena de acontecimientos ha dado lugar a un elemento asombroso a la vez que estúpido. La vida. La naturaleza. Un gran ente que muta y evoluciona constantemente, adoptando curiosas formas. Nosotros somos una de ellas. Una gigantesca cadena de montaje sin sentido, de la cual somos un simple engranaje que tiene la capacidad de preguntarse quien fue el primero en construir tamaña atrocidad. Y como el resto de seres vivos, seguimos evolucionando. Podemos descubrir el funcionamiento de la naturaleza, cuales son sus orígenes y hacia donde va. Pero no podemos encontrar la razón por la cual vamos a formar parte de todo esto. Lo cierto es que no la hay.
En nuestras formas más primitivas, no nos diferenciábamos del resto de seres vivos. Seguimos sin hacerlo. Sin embargo nosotros estamos por encima, en el camino hacia una cumbre incierta, puede que inexistente. Hemos adquirido inteligencia, hemos construido sociedades y dominado el resto del planeta (depende del punto de vista del que se observe, las hormigas son más). Pero lo cierto es que estamos escalando por que debemos hacerlo. Debemos evolucionar y seguir reproduciéndonos y perpetuar la especie. Exactamente igual que el resto de nuestros compañeros del universo. Como si fuésemos autómatas, fijados a un programa, con miles de variables y parámetros. Y nos gusta. Nos gusta vivir. Apreciamos cada momento, tratando de respirar aire puro, soñando con prados verdes y enterneciéndonos con niños pequeños. Claro, nos gusta todo aquello que nos permite vivir. Y nos gusta vivir por que estamos vivos. Si no nos gustara mantener relaciones sexuales, no procrearíamos. Si no nos gustara vivir, desapareceríamos. Robots, no somos nada más que eso. Un tentáculo de la naturaleza, que sigue sus designios y que con el tiempo, se vuelve defectuoso y dañino para nuestra omnipotente madre. Un poco de polvo, que se sacude cuando molesta. Y nos creíamos hijos de Dios.
Tenemos que saber, que nadie nos protege. Debemos darnos cuenta de que toda esta incoherencia llamada vida, a la cual amamos y tratamos de mantener hasta el límite, no tiene ningún sentido. Es una sinrazón. Estamos obligados a formar parte de esta cadena de montaje, a ser un engranaje más hasta dejar de ser útiles. Pero ¿y si nos negáramos?¿y si pudiésemos decidir que no deseamos ser una herramienta, que no vamos a contribuir a seguir con esta maldita farsa?. Lo cierto es que no podemos, somos robots. Y estamos programados para seguir queriendo vivir y ser esclavos de nuestra madre naturaleza.
Quizá no hemos llegado a esa cumbre imaginaria, o no hemos llegado todavía todo lo alto que podíamos llegar. No nos comunicamos por telepatía, ni volamos y necesitamos alimentarnos para no quedarnos sin combustible. Pero hemos logrado algo que ningún otro ser conocido es capaz de realizar. Me atrevería a decir, y sería un cobarde si no dijera, que pienso que se trata del mayor logro evolutivo conseguido hasta ahora. Se trata de la Autodestrucción. El suicidio. Morir en el momento en que lo deseamos. Poder decidir si queremos seguir siendo un ser vivo. ¿Pero, somos libres cuando nos suicidamos?. Normalmente el suicidio se asocia al dolor insoportable. La persona no puede seguir aguantando el sufrimiento y decide que no tiene sentido seguir prolongando su vida. En este caso recibe la denominación de eutanasia. La buena muerte. También suele vincularse el suicido con un estado de enajenación transitoria. El dolor del momento no nos deja ver que existe un futuro que puede mejorar nuestra situación. Es aquí donde introduzco mi duda. Se supone que estamos locos cuando no queremos seguir viviendo. Todo aquello que vaya contra la vida, contra nuestra madre, es tildado de enfermizo. En algunas religiones, el suicida va al infierno. Y yo me pregunto, realmente el suicida se encuentra en un estado de incoherencia, o es justamente el momento más lúcido de su vida.
Olvidándonos de todo lo que nos han enseñado, intentando dejar nuestros valores a un lado, ¿no sería el suicidio el único medio para dejar de formar parte de esta sinrazón, llamada vida? Ahora podemos elegir si queremos seguir viviendo o por el contrario acabar con todo. Podemos preguntarnos por qué íbamos a querer morir, si podemos seguir siendo unas marionetas que creen ser felices. Pero también tenemos el poder de gritar a nuestra gran madre, ¡No queremos ser una pieza más de todo este montaje! No somos tus esclavos. Nos has dado el regalo de la vida y no lo queremos, por que tan sólo tú sales beneficiada. Ahora somos libres.¡Dejemos de existir!

Carta Gary Gilmore a Nicole (La canción del Verdugo - Norman Mailer)

Carta Gary Gilmore a Nicole (La canción del Verdugo - Norman Mailer)

3 de agosto.

Nada de cuánto llevó vivido me permitía esperar un amor abierto y sincero, como el que tú me has dado. Estoy tan hecho a la hostilidad y a las idioteces, a la mezquindad y al engaño, a la maldad y el odio, que todas esas cosas se han convertido en mi hábitat natural y me han modelado. Miró al mundo con ojos de sospecha, de duda, de miedo, de odio, ojos que se burlan y engañan, ojos de vanidad y egoísmo. Todo lo inaceptable me parece natural, y como tal he llegado a admitirlo. Mirando alrededor de esta fea celda inmunda comprendo que es el lugar que me corresponde, porque ¿qué sitio podría ser el mío, si no este lugar sucio y húmedo? El suelo está encharcado de agua del jodido retrete, que no funciona bien. La ducha está asquerosa, y el delgado jergón que me dieron, negro de puro viejo. No tengo almohada. Los rincones hay cucarachas muertas, y por la noche mosquitos, y la luz es mortecina. A solas con mis pensamientos, noto la decrepitud. ¿Recuerdas que te hable de La Decrepitud y que tú dijiste lo feo que era eso, la decrepitud, la decrepitud? También oigo el rechinar de las ruedas de la carretera, es fea como el carajo y se me acerca tanto. Siendo niño tuve una pesadilla... Soñé que me decapitaban. Pero no fue un simple sueño, sino más bien como un recuerdo. Me hizo saltar de la cama. Fue una especie de momento decisivo de mi vida... En los últimos tiempos comienza a cobrar sentido: Tengo una deuda pendiente de antiguo. Esto debe deprimirte, Nicole. No le había hablado a nadie de ello, salvo a mi madre, la noche de la pesadilla, cuando ella acudió a consolarme; pero ya no volvimos a tocar nunca más ese tema. Así empecé a explicártelo una noche, hasta que me resultó Claro que no querías que te hablase de eso. A veces han pasado años sin que pensara en ello verdaderamente, hasta que, de golpe, algo (la imagen de una guillotina, el tajo de un cadalso, el hacha de un verdugo, o hasta una soga) me devuelve al recuerdo y pasó días con la sensación de estar a punto de descubrir algo muy personal, algo que me concierne. Algo que, aunque no consumado, me marea. Como una deuda, diría yo. Ojalá lo supiera.

Una vez, recuerdas, me preguntaste si era el diablo. No lo soy. El diablo se mostraría mucho más inteligente que yo, actuaría a una escala mucho mayor y, desde luego, no sentiría remordimientos. De manera que no soy Belcebú. También sé que el diablo es incapaz de sentir amor. Lo que podría suceder es que estuviera mucho más cerca de él, que de Dios. Lo cual no está bien. Se diría que conozco mucho más de cerca el mal, que la bondad, y eso tampoco es buena cosa. Quiero estar en paz, quedar en paz, integró, con mis deudas saldadas (¡cueste eso lo que costase!) no tener ningún baldón, ningún motivo de temor ni remordimiento. No quisiera parecer grotesco, pero me gustaría comparecer ante Dios sabiéndome limpio, justo y recto. Cuando uno es todas esas cosas, no sabe, y cuando no las es, también. Lo llevamos dentro, todos y cada uno de nosotros; sólo que, por lo visto, yo me aparté de ello, y cuando quise volver a ese camino, lo hice mal, me desalenté, me venció el aburrimiento y la pereza, y, por último, me hice aceptable. Pero ¿qué hacer ahora? No lo sé. ¿Colgarme?

Llevo años pensando en eso, y es posible que lo haga ¿debo confiar en que el Estado me ejecute? Eso resulta más aceptable y fácil que el suicidio. Pero aquí no ajuician a nadie desde y 1963 (poco más o menos la fecha en que se suspendieron las ejecuciones en todas partes). ¿qué hacer, pues? ¿pudrirme en prisión? ¿envejecer y amargarme y darle vueltas a la misma idea hasta convencerme de que soy yo el que sale jorobado, de que soy una simple víctima de las borricadas de una sociedad? ¿qué puedo hacer? ¿consumir mi vida en la cárcel buscando el Dios que tanto tiempo deseado conocer? ¿volver a mi pintura? ¿componer poesía? ¿jugar al balonmano? ¿reconocerme el alma pensando en el portentoso amor que me diste y que yo tiré cierta noche del lunes, porque mi mala crianza no me permitía pasarme sin una furgoneta blanca que quería inmediatamente? ¿qué hacer? Porque siempre nos queda una opción, ¿no es eso? 

No vayas a pensar, Ángel mío, qué te pido respuesta unas preguntas que yo mismo no sé contestar. Debo decir por mi cuenta. Pero, si se te ocurre comentar, sugerir, decir algo, flaco gire con la mejor voluntad. 

Dios mío, cómo te quiero, Nicole.

Mirada (XXIX)

Mirada (XXIX)

De las personas intelectuales alejadme, porque de ellos será el reino de las desgracias...

Mirada (XXVIII)

Mirada (XXVIII)


Esta es la paradoja entre la perfección y el cambio:

Cambiamos para evolucionar y alcanzar la perfección, pero nunca podremos ser perfectos puesto que la evolución hace que todo nunca llegue a un estado único, y ese es el componente primordial en la perfección.

Teratologia para el projimo


Teratología para el prójimo

I
Somos salmones, solo que tú saltas la corriente y yo estoy acompañado de aceite de oliva.


II
Ando buscando escorpiones en cada taza de café. Todavía no me olvido de tu sabor amargo en la madrugada...


III
Ella se encuentra en estado de larva, él en estado de mariposa. Sueña con ser libélula y se tatuó unas alas de insecto en la espalda.


IIII
Y pensar que me iba a convertir en pájaro, cuando mutar a piedra exige más dedicación. Y pensar que iba a quedarme en silencio cuando resonar hace que se conmocione el universo.

Composicion Teratologica

Composición Teratológica


I
Deseo ser pez viejo que pasa el riachuelo sin dificultad, de los que tiran las cañas de pescar y se sueltan de anzuelos con facilidad. Quiero ser un pez viejo que vive en el mar y que espera la luz de la luna para flotar y volar, tal vez un calecanto lejos de la pecera con toda la sabiduría africana y que todavía hace funcionar su cuerpo, teniendo como meta la libertad, esperando sentirse otra vez un número par.


II
La noche llama al pez espada. Surca el mar la tierra e inunda la poca consciencia de primavera. A veces quisiera ser pez globo, otras veces quisiera ser pez gato/león, pero vuelvo con los ojos en cada costado a contemplar que antes de ser pez, soy agua pura.


III
"Luchar más fuerte no significa ser el mejor." dijo la Mantis religiosa antes de arrancarme la cabeza mientras movía mi pene en su vientre.


IIII
Antes me creía la serpiente, ahora sé que ella habita en mí. Recorre mis ríos y pasea entre mis estados de ser


V
En mis sueños, hay iniciaciones de varios espíritus. Se congrega el cuervo joven, el zorro niño, la Mantis Religiosa vieja. Cada uno se me acerca y me da una prueba a desarrollar en la vida. Acá es donde me despierto y sus voces retumban en mi cerebro. Y me asusto al escuchar lo que todos quieren de mí: desean mi muerte o mi iniciación.


VI
Algunos somos presas de serpientes. Algunos nos movemos por nuestra entrepierna...

Compasion

Compasión

Sabes, creo que lo difícil no es opinar acerca de algo, sino permitirnos una opinión compasiva. Por eso es difícil dejar de decir que la gente es estúpida. Supongo que preferimos ser esclavos de nuestros miedos a ser poseedores de ternura y compasión. Vamos al frente de las mejores causas como el vegetarianismo, antitauromaquia, consciencia del yo y todas las otras formas de alcanzar una felicidad a través de nuestros ideales, pero no podemos vernos a los ojos mientras hablamos con un extraño. Inclusive pensamos que leer es un acto sublime en el cual se obtiene un conocimiento que nos convierte en seres cultos. Nos hemos perdido en la trampa de ser mejores personas negándonos ser seres humanos. Todavía me cuesta entender por qué los demás son estúpidos según tu criterio, y todavía más, no entiendo cómo carajos puedes decirlo ignorando todos los errores que has cometido en tu vida.

Caligula - Albert Camus (Apuntes)

Calígula - Albert Camus (Apuntes)


EL JOVEN ESCIPIÓN. Lo mejor de mí mismo es el odio.


CALÍGULA (estallando, se arroja sobre él, lo toma del cuello y lo sacude). ¿Soledad? ¿Acaso tú conoces la soledad? La de los poetas y la de los impotentes. ¿Soledad? ¿Pero cuál? Ah, no sabes que nunca se está solo. Y que a todas partes nos acompaña el mismo peso de porvenir y pasado. Los seres que hemos matado están con nosotros. Y con ésos sería fácil. Pero los que hemos querido, los que no hemos querido y que nos quisieron, los pesares, el deseo, la amargura y la dulzura, las prostitutas y la pandilla de los dioses. (Lo suelta y retrocede hasta su sitio.) ¡Solo! ¡Ah, si por lo menos en lugar de esta soledad envenenada de presencias que es la mía, pudiera gustar la verdadera, el silencio y el temblor de un árbol! (Sentado, con súbito cansancio.) ¡La soledad! No, Escipión. La puebla un crujir de dientes y en toda ella resuenan ruidos y clamores perdidos. Y junto a las mujeres que acaricio, cuando la noche se cierra sobre nosotros y, lejos por fin de mi carne satisfecha, creo asir un poco de mí mismo entre la vida y la muerte, mi soledad entera se llena del agrio olor del placer en las axilas de la mujer que aún naufraga a mi lado.


QUEREAS. Porque tengo ganas de vivir y de ser feliz. Creo que no es posible ni lo uno ni lo otro llevando lo absurdo hasta sus últimas consecuencias. Soy como todo el mundo. Para sentirme liberado de ello, deseo a veces la muerte de aquellos a quienes amo, codicio mujeres que las leyes de la familia o de la amistad me vedan. Para ser lógico, debería entonces matar o poseer. Pero juzgo que esas ideas vagas no tienen importancia. Si todo el mundo se metiera a realizarlas, no podríamos vivir ni ser felices. Una vez más lo digo: eso es lo que me importa.


CESONIA (mirándolo con odio). No, ricura, pero lo que ignoras es que este hombre duerme dos horas todas las noches, y el resto del tiempo, incapaz de descansar, ambula por las galerías del palacio. Lo que ignoras, lo que nunca te has preguntado es en qué piensa este hombre durante las horas mortales que van desde la medianoche hasta la salida del sol. ¿Enfermo? No, no lo está. A menos que inventes un nombre y medicamentos para las úlceras que cubren su alma.


CALÍGULA (apretando poco a poco con el brazo la garganta de Cesonia). Tenlo por seguro, Cesonia. Sin ella hubiera sido un hombre satisfecho. Gracias a ella, he conquistado la divina clarividencia del solitario. (Se exalta cada vez más, estrangulando poco a poco a Cesonia, quien se entrega sin resistencia, con las manos un poco tendidas hacia adelante. El le habla, inclinado, al oído.) Vivo, mato, ejerzo el poder delirante del destructor, comparado con el cual el del creador parece una parodia. Eso es ser feliz. Esa es la felicidad: esta insoportable liberación, este universal desprecio, la sangre, el odio a mi alrededor, este aislamiento sin igual del hombre que tiene toda su vida bajo la mirada, la alegría desmedida del asesino impune, esta lógica implacable que tritura vidas humanas (Ríe), que te tritura, Cesonia, para lograr por fin la soledad eterna que deseo.

Los Justos - Albert Camus (Apuntes)

Los Justos - Albert Camus (Apuntes)


STEPAN: La libertad es una cárcel mientras haya un solo hombre esclavizado en la tierra.
Yo era libre y no dejaba de pensar en Rusia y sus esclavos.


KALIAYEV: ¿Quiénes? ¿Nosotros?... Ah, quieres decir... No es lo mismo. Oh, no, no es
lo mismo. ¡Y además, matamos para construir un mundo en el que nadie mate nunca más!
Aceptamos ser criminales para que la tierra se cubra por fin de inocentes.


DORA: Yanek está conforme en matar al gran duque, ya que su muerte puede anticipar
el día en que los niños rusos no se mueran de hambre. Eso no es fácil. Pero la muerte de
los sobrinos del gran duque no impedirá que ningún niño se muera de hambre. Hasta en
la destrucción hay un orden, hay límites. 


LA GRAN DUQUESA: No hay amor lejos de Dios.
KALIAYEV: Sí. El amor por la criatura.
LA GRAN DUQUESA: La criatura es abyecta. ¿Qué otra cosa cabe hacer sino destruirla o perdonarla?
KALIAYEV: Morir con ella.

XV - El diablo

XV - El diablo

El diablo enciende al sol. Refina su llama para que alumbre sin dañar. El sol se deja encender por su origen. El diablo sonríe,no ata, solo sonríe.

Mandragora (VI)

Mandrágora (VI)

De las brujas cuídate muchacho, no porque te hagan voltear los ojos o por que sepan a cada instante donde estás, sino porque cuando te dejen, no sabrás lo que es volver a probar unos labios embrujados ni un coño mágico...

Post Pseudo Intelectualismo

Post Pseudo Intelectualismo

Dicen que hay que enamorarse de una persona inteligente. "No te vayas a la cama con alguien que no tenga libros", "Enamorate de una mujer que lee / de un escritor"... La Sapiosexualidad se vende como pomada en pueblo, como principio de miles de orgasmos que todos vamos a tener. Pero la realidad nos muestra que muchos prefieren aparentar su inteligencia en vez de tomarse el trabajo y desarrollarse; se habla de los errores ortográficos, pero se entra en pánico por deshabilitar el corrector del celular. Posiblemente Colombia siga siendo ese país atrasado, donde el nivel de lectura es inquietante y los comunicadores sociales de octavo semestre no saben leer las pausas correctamente en un texto. Recordemos que venimos de una cultura donde se toman los caminos fáciles para el éxito, tal como exportar droga, o matar al prójimo. Si se insiste en la sapiosexualidad como principio del amor, se corre el riesgo de terminar con personas petulantes, amasadoras de conocimiento, o el otro extremo que incluiría a personajes mediocres que citan a autores cada tres palabras para sostener un criterio. Y para terminar este texto de no ficción, me tomaré el placer de contradecirme y afirmar mis palabras con la cita de Orwell que escribió: "Lo importante no es mantenerse vivo sino mantenerse humano".

De aquellos vestidos de piyama

De aquellos vestidos de piyama

No, no estás loco mijo. No necesitas proclamar a los cuatro vientos que te sientes loco, que eres un hijo del demonio, que no puedes seguir las reglas impuestas porque simplemente ya lo estás haciendo. Verás, cuando te autodenominas loco estás perteneciendo al grupito social de los que hacen lo mismo. Aparte, ¿has considerado que proclamar la locura es como ponerse zapatos de colores anaranjados y esperar que los demás te distingan por eso? Seguramente lo harán campeón, pero sería mejor que muestres tu verdadera cara y no la que has creado para sentirte diferente, la de niño chiquito pidiendo atención por medio de frases estúpidas e imágenes suicidas. SI todavía te quedan dudas, ve y miras un manicomio y después de eso dime si quieres asumir algún rol de los que encuentras allá...

Amor (VII)

Amor (VII)

Poco a poco, uno aprende que el amor no se trata de salvaguardarse en la primera palmera, ni que la pareja perfecta es aquella que no tiene imperfectos. Uno aprende a pedirle algo más que amor a la persona, pero tampoco desea que se muera en caso de que uno no esté. Aprende a ver a las personas por los actos valiosos y no solo por las capacidades que tiene, a recibir llamadas con un gracias y a contestarlas con un sincero hasta mañana. Aprende a ser directo y a poner los problemas sobre la mesa para darle la oportunidad de huir. Poco a poco uno aprende a apreciar la sonrisa de la vida y a buscar no solamente deseo en los ojos de quien habita el cuerpo. Uno aprende a estar solo, y a no retener compañías, sino lograr una real confianza y la felicidad no se vuelve un juego de promesas, sino un momento compartido, un abrazo furtivo, la voz de alguien a las doce de la noche, o el propósito de que cuando se vaya, nadie tenga que saltar de boca en boca para calmar la tristeza, sino que se forjen más caminos hacia el infinito.

Mandragora (V)

Mandrágora

Toda mujer es peligrosa: provienen del infierno y buscan alimento en la tierra, han aprendido a cazar hombres y a moverse sigilosamente mientras sisean. Antes de venir por estos lares ya sabían hacer fuego, bebían sangre de gatos y tenían orgías con demonios. Orfeo realmente fue a buscar a su esposa a la casa, Dante nos lo advirtió en el canto XV de su divina comedia.

Por otra parte, todo hombre viene del cielo y se pierde buscando la redención. Por lo tanto ¿Qué es lo que nos puede deparar a los hombres salvo el sufrimiento en forma placentera dentro de los brazos femeninos? ¿Cómo poder esquivar todo el dolor que puede ser implantado por ellas?

Mientras tanto, cada día caen cuerpos reventados por mujeres, y la calle se embadurna de la sangre que brota de los hombres no amados.

Movimiento

Movimiento

Todo es movimiento. Desde la caída de la hoja del árbol hasta el silencio que se extiende mientras dos personas rompen sus intestinos con sus ojos. Todo, todo absolutamente es movimiento... y todos nos plagamos de ideas para no movernos. Creemos en un Dios que nos detiene, o en un destino que no aparece. Creemos en la madre esperanza como si ella definiera nuestras ilusiones, o en la vida como si ella nos proveyera de solo momentos de alegría. Pero el puñal nos rompe las costillas y aprendemos a vivir fracturados, a sentir al prójimo entre nuestras costillas, a no negarnos un "te extraño" así no lo reciban, a despedazar el viento con nuestros gritos de guerra, porque las costillas nos aclaman y nos susurran al oído: "somos eternos, somos eternos".

Extremos

Extremos

Muchas personas detestan los extremos. Vivir en ellos es complicado, aunque lleno de cicatrices el cuerpo se hace menos vulnerable. Dentro de los extremos algo que nos vuelve humanos es el odio, el rencor profundo a algo/alguien y después de pisotear una y otra vez nuestra sombra es necesario volver a encontrarnos con ella, así no lo deseemos. Allí es cuando vamos al otro extremo y encontramos el perdón. Vale la pena ponerse en otra situación y evolucionar por medio del perdón, tomar de la vida lo que nos entrega y seguir alimentándonos, no para ser mejores, sino para ser únicos. Porque eso es un pilar que nos define como humanos: ser únicos y frágiles.

Apuesta

Apuesta

Aún el más pesimista le apuesta a la vida. ¿Acaso el arte no es mejor considerarlo una apuesta y no una inversión? Se escribe y se muestra para generar sonrisas, lágrimas y demás sentimientos, se arrulla al prójimo con emociones mientras el artista pretende entrar en el otro y hacer un nido de pájaros poetas en su vientre.
Ojalá pudiera mi escritura algún día llegar a crear bosques enteros con sus respectivos habitantes dentro de alguien.

El Mito de Sisifo - Albert Camus (Apuntes)

El Mito de Sisifo - Albert Camus

"Suele suceder que los decorados se derrumben. Levantarse, coger el tranvía, cuatro horas de oficina o de fábrica, la comida, el tranvía, cuatro horas de trabajo, la cena, el sueño y lunes, martes, miércoles, jueves, viernes y sábado con el mismo ritmo es una ruta que se sigue fácilmente durante la mayor parte del tiempo. Pero un día surge el "por qué" y todo comienza con esa lasitud teñida de asombro. "Comienza": esto es importante. La lasitud está al final de los actos de una vida maquinal, pero inicia al mismo tiempo el movimiento de la conciencia. La despierta y provoca la continuación. La continuación es la vuelta inconsciente a la cadena o el despertar definitivo. Al final del despertar viene, con el tiempo, la consecuencia: suicidio o restablecimiento."

"Asimismo, y durante todos los días de una vida sin brillo, el tiempo nos lleva. Pero siempre llega un momento en que hay que llevarlo. Vivimos del porvenir: "mañana", "más tarde", "cuando tengas una posición", "con los años comprenderás. Estas inconsecuencias son admirables, pues, al fin y al cabo, se trata de morir. Llega, no obstante, un día en que el hombre comprueba o dice que tiene treinta años. Así afirma su juventud. Pero al mismo tiempo se sitúa con relación al tiempo. Ocupa en él su lugar. Reconoce que se halla en cierto momento de una curva que confiesa tener que recorrer. Pertenece al tiempo, y a través del horror que se apodera de él reconoce en aquél a su peor enemigo. El mañana, anhelaba el mañana, cuando todo él debía rechazarlo. Esta rebelión de la carne es lo absurdo."

"Ninguna moral ni esfuerzo alguno pueden justificarse a priori ante las sangrientas matemáticas que ordenan nuestra condición."

"Para un hombre, comprender el mundo es reducirlo a lo humano, marcarlo con su sello. El universo del gato no es el universo del oso hormiguero. La perogrullada "todo pensamiento es antropomórfico" no tiene otro sentido. Del mismo modo, el espíritu que trata de comprender la realidad no puede considerarse satisfecho salvo si la reduce a términos de pensamiento. Si el hombre reconociese que también el universo puede amar y sufrir, se reconciliaría."

"He aquí también unos árboles cuya aspereza conozco, y un agua que saboreo. Estos perfumes de hierba y de estrellas, la noche, ciertos crepúsculos en que el corazón se dilata: ¿ cómo negaría yo este mundo cuya potencia y cuyas fuerzas experimento? Sin embargo, toda la ciencia de esta tierra no me dará nada que pueda asegurarme que este mundo es mío. Me lo describís y me enseñáis a clasificarlo. Me enumeráis sus leyes y en mi sed de saber consiento en que sean ciertas. Desmontáis su mecanismo y mi esperanza aumenta. En último término, me enseñáis que este universo prestigioso y abigarrado se reduce al átomo y que el átomo mismo se reduce al electrón. Todo esto está bien y espero que continuéis. Pero me habláis de un invisible sistema planetario en el que los electrones gravitan alrededor de un núcleo. Me explicáis este mundo con una imagen. Reconozco entonces que habéis ido a parar a la poesía: no conoceré nunca. ¿Tengo tiempo para indignarme por ello? Ya habéis cambiado de teoría. Así, esta ciencia que debía enseñármelo todo termina en la hipótesis, esta lucidez naufraga en la metáfora, esta incertidumbre se resuelve en obra de arte. ¿Qué necesidad tenía yo de tantos esfuerzos? Las líneas suaves de esas colinas y la mano del crepúsculo sobre este corazón agitado me enseñan mucho más. He vuelto a mi comienzo. Comprendo que si bien puedo, por medio de la ciencia, captar los fenómenos y enumerarlos, no puedo aprehender el mundo. Cuando haya seguido con el dedo todo su relieve no sabré más que ahora. Y vosotros me dais a elegir entre una descripción que es cierta, pero que no me enseña nada, y unas hipótesis que pretenden enseñarme, pero que no son ciertas. Extraño a mí mismo y a este mundo, armado únicamente con un pensamiento que se niega a sí mismo en cuanto afirma, ¿qué condición es ésta en la que no puedo conseguir la paz sino negándome a saber y a vivir, en la que el deseo de conquista choca con muchos que desafían sus asaltos? Querer es suscitar las paradojas. Todo está ordenado para que nazca esa paz emponzoñada que dan la indiferencia, el sueño del corazón o los renunciamientos mortales."

"Desde el momento en que se le reconoce, el absurdo se convierte en una pasión, en la más desgarradora de todas. Pero toda la cuestión consiste en saber si uno puede vivir con sus pasiones, en saber si se puede aceptar su ley profunda que es la de quemar el corazón que al mismo tiempo exaltan."

"Existe un hecho evidente que parece enteramente moral: un hombre es siempre presa de sus verdades. Una vez que las reconoce, no puede apartarse de ellas. No hay más remedio que pagarlas. Un hombre que adquiere conciencia de lo absurdo queda ligado a ello para siempre. Un hombre sin esperanza y consciente de no tenerla no pertenece ya al porvenir. Esto es natural. Pero es natural también que haga esfuerzos por liberarse del universo que él mismo ha creado. Todo lo que precede no tiene sentido, precisamente, sino considerando esta paradoja. Nada puede ser más instructivo a este respecto que examinar ahora hasta dónde llevaron sus consecuencias los hombres que reconocieron el clima absurdo, partiendo de una crítica del racionalismo."

"Lo importante, decía el abate Galiani a Madame d'Epinay, no es curarse, sino vivir con sus enfermedades."

"Si para escapar a la pregunta angustiada: "¿Qué sería la vida?" hay que alimentarse, como el asno, de las rosas de la ilusión, más bien que resignarse a la mentira, el espíritu absurdo prefiere adoptar sin temblar la respuesta de Kierkegaard: "la desesperación". Considerándolo bien todo, un alma decidida saldrá siempre del paso."

"lo absurdo es el pecado sin Dios."

"La razón y lo irracional llevan, a la misma predicación. Es que, en verdad, el camino importa poco y la voluntad de llegar basta para todo."

"El salto no implica un peligro extremo, como querría Kierkegaard. El peligro está, por el contrario, en el instante sutil que precede al salto. La honestidad consiste en saber mantenerse en ese borde vertiginoso, y lo demás es subterfugio."

"Es fácil siempre ser lógico. Pero es casi imposible ser lógico hasta el fin. Los hombres que se matan siguen así hasta el final la pendiente de su sentimiento. La reflexión sobre el suicidio me proporciona, por lo tanto, la ocasión para plantear el único problema que me interesa: ¿hay una lógica hasta la muerte? No puedo saberlo sino siguiendo, sin apasionamiento desordenado, a la sola luz de la evidencia, el razonamiento cuyo origen indico. Es lo que llamo un razonamiento absurdo."

"Enseña que un hombre se define tanto por sus comedias como por sus impulsos sinceros. Existe en ello un tono más bajo de los sentimientos, inaccesibles en el corazón, pero que revelan parcialmente los actos que animan y las actitudes espirituales que suponen."

"Asimismo, y durante todos los días de una vida sin brillo, el tiempo nos lleva. Pero siempre llega un momento en que hay que llevarlo. Vivimos del porvenir: "mañana", "más tarde", "cuando tengas una posición", "con los años comprenderás . Estas inconsecuencias son admirables, pues, al fin y al cabo, se trata de morir. Llega, no obstante, un día en que el hombre comprueba o dice que tiene treinta años. Así afirma su juventud. Pero al mismo tiempo se sitúa con relación al tiempo. Ocupa en él su lugar. Reconoce que se halla en cierto momento de una curva que confiesa tener que recorrer. Pertenece al tiempo, y a través del horror que se apodera de él reconoce en aquél a su peor enemigo. El mañana, anhelaba el mañana, cuando todo él debía rechazarlo. Esta rebelión de la carne es lo absurdo."

"Es que, en realidad, no hay una experiencia de la muerte. En el sentido propio, no es experimentado sino lo que ha sido vivido y hecho consciente. Aquí lo más que puede hacerse es hablar de la experiencia de la muerte ajena. Es un sucedáneo, una opinión que nunca nos convence del todo. Este convencionalismo melancólico no puede ser persuasivo. El horror procede en realidad del lado matemático del acontecimiento. Si el tiempo nos espanta es porque da la demostración; la solución viene luego. Todos los grandes discursos sobre el alma van a recibir aquí, por lo menos durante un tiempo, la prueba del nueve de su contrario. De cuerpo inerte en el que ya no deja huella una bofetada, ha desaparecido el alma. Ese lado elemental y definitivo de la aventura constituye el contenido de la sensación absurda. Bajo la iluminación mortal de ese destino aparece la inutilidad. Ninguna moral ni esfuerzo alguno pueden justificarse a priori ante las sangrientas matemáticas que ordenan nuestra condición."

"Antes de encontrar lo absurdo, el hombre cotidiano vive con finalidades, con un afán de porvenir o de justificación (no importa con respecto a quién o qué). Evalúa sus probabilidades, cuenta con el porvenir, con el retiro o el trabajo de sus hijos. Cree todavía que se puede dirigir algo en su vida. En verdad, obra como si fuese libre, aunque todos los hechos se encarguen de contradecir esa libertad. Pero después de lo absurdo todo se desquicia. La idea de que "existo", mi manera de obrar como si todo tuviera un sentido (incluso si, llegado el caso, dijese que nada lo tiene), todo esto se halla desmentido de una manera vertiginosa por la absurdidad de una muerte posible. Pensar en el mañana, fijarse una finalidad, tener preferencias, todo ello supone la creencia en la libertad, aunque a veces se asegure que no se la siente. Pero en ese momento sé muy bien que no existe esa libertad superior, esa libertad de ser que es la única que puede fundamentar una verdad. La muerte aparece como la única realidad. Después de ella ya no hay nada que hacer. Ya no tengo la libertad de perpetuarme, sino que soy esclavo, y sobre todo, esclavo sin esperanza de revolución eterna, sin que pueda recurrir al desprecio. ¿Y quién puede seguir siendo esclavo sin revolución y sin desprecio? ¿Qué libertad en su pleno sentido puede existir sin seguridad de eternidad?"

"Pero es malo detenerse, difícil contentarse con una sola manera de ver, privarse de la contradicción, la más sutil, quizá, de todas las formas espirituales. Lo que precede define solamente una manera de pensar. Ahora se trata de vivir."

"No sé si se ha advertido bien: no se trata de un grito de liberación y de alegría, sino de una comprobación amarga. La certidumbre de un Dios que diera su sentido a la vida supera mucho en atractivo al poder impune de hacer el mal. La elección no sería difícil. Pero no hay elección y entonces comienza la amargura. Lo absurdo no libera, ata. No autoriza todos los actos. Todo está permitido, no significa que nada esté prohibido. Lo absurdo da solamente su equivalencia a las consecuencias de esos actos. No recomienda el crimen, eso sería pueril, pero restituye al remordimiento su inutilidad. Del mismo modo, si todas las experiencias son indiferentes, la del deber es tan legítima como cualquier otra. Se puede ser virtuoso por capricho."

"Fausto reclamaba los bienes de este mundo: el desdichado sólo tenía que tender la mano. Ya era vender su alma no saber gozar de ella. Por el contrario, Don Juan busca la saciedad. Si abandona a una mujer bella no es, en modo alguno, porque ya no la desee. Una mujer bella es siempre deseable. Pero es que desea a otra, y eso no es lo mismo."

"Don Juan ha elegido no ser nada. Para él se trata de ver claro. No llamamos amor a lo que nos liga a ciertos seres sino por referencia a una manera de ver colectiva y de la que son responsables los libros y las leyendas. Pero yo no conozco del amor sino esa mezcla de deseo, ternura e inteligencia que me une a tal ser. Este compuesto no es el mismo para tal otro. No tengo derecho a dar el mismo nombre a todas esas experiencias. Ello dispensa de realizarlas con los mismos gestos. El hombre absurdo multiplica también a este respecto lo que no puede unificar. Así descubre una nueva manera de ser que le libera por lo menos tanto como libera a quienes se le acercan. No hay más amor generoso que el que se sabe al mismo tiempo pasajero y singular. Todas estas muertes y todos estos renacimientos constituyen para Don Juan la gavilla de su vida. Es la manera que tiene de dar y de hacer vivir. Dejo que se juzgue si se puede hablar de egoísmo."

"El actor reina en lo perecedero. Entre todas las glorias, la suya es, como se sabe, la más efímera. Así se dice, por lo menos, en la conversación. Pero todas las glorias son efímeras. Desde el punto de vista de Sirio, las obras de Goethe se habrán convertido en polvo y su nombre se habrá olvidado dentro de diez mil años. Algunos arqueólogos buscarán, quizá, testimonios de nuestra época. Esta idea ha sido siempre docente. Bien meditada, reduce nuestras agitaciones a la nobleza profunda que se encuentra en la indiferencia. Sobre todo, dirige nuestras preocupaciones hacia lo más seguro, es decir, hacia lo inmediato. De todas las glorias, la menos engañosa es la que se vive."

"Yo no tengo muchas opiniones. Al final de una vida, el hombre se da cuenta de que ha pasado años tratando de confirmarse una sola verdad. Pero una sola, si es evidente, basta para orientar una existencia. En lo que a mí respecta, tengo decididamente algo que decir sobre el individuo. Se debe hablar de él con rudeza y, si es necesario, con el desprecio conveniente."

"Llega siempre un tiempo en que hay que elegir entre la contemplación y la acción. Eso se llama hacerse un hombre. Esos desgarramientos son espantosos, pero para un corazón orgulloso no puede haber término medio. Existe Dios o el tiempo, esta cruz o esta espada. Este mundo tiene un sentido más alto que supera a sus agitaciones o nada es cierto sino esas agitaciones. Hay que vivir con el tiempo y morir con él o sustraerse a él para una vida más grande. Sé que se puede transigir y que se puede vivir en el siglo y creer en lo eterno. Eso se llama aceptar. Pero me opongo a este término y quiero todo o nada. Si elijo la acción, no se crea que la contemplación es para mí una tierra desconocida. Pero no puede dármelo todo y, privado de lo eterno, quiero aliarme con el tiempo. No quiero tener en cuenta la nostalgia ni la amargura y lo único que quiero es ver con claridad. Te lo digo: mañana te movilizarán. Para ti y para mí eso es una liberación. El individuo no puede nada y, sin embargo, lo puede todo. En esta maravillosa disponibilidad se comprenderá por qué lo ensalzo y lo aplasto a la vez. El mundo es quien lo tritura y yo soy quien lo libera. Yo le proporciono todos sus derechos."

"Sí, el hombre es su propio fin. Y es su único fin. Si quiere ser algo, tiene que serlo en esta vida. Ahora lo sé de sobra. Los conquistadores hablan a veces de vencer y superar. Pero siempre quieren decir "superarse". Sabéis muy bien lo que eso significa. Todo hombre se ha sentido igual a un dios en ciertos momentos. Por lo menos, así se dice. Pero eso se debe a que, en un relámpago, ha sentido la asombrosa grandeza del espíritu humano. Los conquistadores son solamente aquellos hombres que se sienten con fuerzas suficientes como para estar seguros de vivir constantemente a esas alturas y con la plena conciencia de esa grandeza. Es una cuestión de aritmética, de más o de menos. Los conquistadores pueden con lo más, pero no pueden mas que el hombre mismo cuando lo quiere. Por eso no abandonan nunca el crisol humano y se hunden en lo más ardiente del alma de las revoluciones."

"Se trata solamente de ser fiel a la regla del combate. Este pensamiento puede bastar para alimentar a un hombre: ha sostenido y sostiene a civilizaciones enteras. No se niega la guerra. Hay que morir o vivir de ella. Lo mismo sucede con lo absurdo: se trata de respirar con él, de reconocer sus lecciones y de volver a encontrar su carne. A este respecto, el goce absurdo por excelencia es la creación. "El arte y nada más que el arte —dice Nietzsche—. Tenemos el arte para no morir de la verdad.""

"La obra absurda exige un artista consciente de estos límites y un arte en el que lo concreto sólo se describa a sí mismo. No puede ser el fin, el sentido y el consuelo de una vida. Crear o no crear no cambia nada. El creador absurdo no se atiene a su obra. Podría renunciar a ella. Renuncia a ella algunas veces."

"Agrega, en efecto, a su lógica mortal una ambición extraordinaria que da al personaje toda su perspectiva: quiere matarse para hacerse dios."

"El arte no puede ser servido por nada tan bien como por un pensamiento negativo. Sus maneras de proceder oscuras y humilladas son tan necesarias para la inteligencia de una gran obra como lo es el negro para el blanco. Trabajar y crear “para nada”, esculpir en la arcilla, saber que la propia creación no tiene porvenir, ver la propia obra destruida en un día teniendo conciencia de que, profundamente, eso no tiene más importancia que construir para los siglos, es la sabiduría difícil que autoriza el pensamiento absurdo. Realizar simultáneamente estas dos tareas, negar por un lado y exaltar por el otro, es el camino que se abre al creador absurdo. Debe dar al vacío sus colores."

"Esto lleva a una concepción particular de la obra de arte. Se considera con demasiada frecuencia que la obra de un creador es una serie de testimonios aislados. Se confunde entonces al artista con el literato. Un pensamiento profundo está en devenir continuo, abraza la experiencia de una vida y se amolda a ella. Del mismo modo, la creación única de un hombre se fortifica en sus aspectos sucesivos y múltiples que son las obras. Las unas completan a las otras, las corrigen o las repiten, y también las contradicen. Si hay algo que termine la creación no es el grito victorioso e ilusorio del artista cegado: "Lo he dicho todo", sino la muerte del creador, que cierra su experiencia y el libro de su genio.""

"Repitámoslo. Nada de todo esto tiene sentido real. En el camino de esta libertad hay que hacer todavía un progreso. El último esfuerzo de estos hombres emparentados, creador o conquistador, consiste en saber liberarse también de sus empresas: en llegar a admitir que la obra misma, bien sea conquista, amor o creación, puede no ser; en consumar así la profunda inutilidad de toda vida individual. Eso mismo les da más facilidad para la realización de esa obra, así como el hecho de que advirtieran lo absurdo de la vida les autorizaba a hundirse en ella con todos los excesos. Lo que queda es un destino cuya única salida es fatal. Fuera de esa única fatalidad de la muerte, todo lo demás, goce o dicha, es libertad. Queda un mundo cuyo único amo es el hombre. Lo que le ligaba era la ilusión de otro mundo. El sino de su pensamiento no es ya negarse a sí mismo, sino repercutir en imágenes. Se representa en mitos, sin duda, pero en mitos sin otra profundidad que la del dolor humano e inagotables como él. No es la fábula divina que divierte y ciega, sino el rostro, el gesto y el drama terrestres en los que se resumen una difícil sabiduría y una pasión sin mañana."

"Las grandes revoluciones son siempre metafísicas."

Ventana sobre los maricas

Ventana sobre los maricas

Son esa clase de gente que mientras dicen no ser maricas les dan cosquillas en el culo y tienen sueños eróticos con otros. Que se tratan de usted todo el tiempo y son capaces de hablar con fanatismo sobre cuantas posiciones con una mujer pueden tener en la noche, pero no son capaces de entender los placeres del prójimo. Cuando se rozan entre ellos, ya sea por intención o por destino se sonrojan y después tratan mal al otro, o justifican un acto por su sexualidad: "Lo mataron por marica". Inclusive, tienen la desfachatez de decir que no son maricas porque ellos serían los activos del asunto, y yo me pregunto si no es igual de homosexual quien se deja penetrar y quien penetra a un ser de su mismo sexo.

Y si notan, no he utilizado la palabra homosexual salvo para referirme a una relación carnal con otro ser de igual género, porque la verdad, es que no vale la pena de mencionar tan bella palabra con estos estúpidos. ¿Qué van a saber esos bastardos de sexualidad si solo piensan en que alguna puta les laman la entrepierna mientras se reducen a su limitado ego?

Amor (VI)

Amor (VI)

Amar es una acción que va cobrando importancia y se va comprendiendo a medida que va pasando el tiempo dentro de uno. Y no me refiero al amor de pareja, o al amor de familia, o al amor en sus múltiples manifestaciones, sino al sentimiento como tal, al que se encuentra en uno como agua limpia en pozo virgen y que podemos descubrir después de volvernos nuestros propios zahoris. El amor cobra importancia porque es uno de los pocos sentimientos que llevan a la supervivencia y en el acto de amar está la sabiduría que no se encuentra en la tinta, o en los manicomios. Y no se trata de amar al otro, o amarse a uno, sino amar al universo con todas las implicaciones que pueda tener esto: mucha luz nos trata de volver plantas a pesar de ser animales, o mucha agua nos vuelve reptiles; mucho viento nos impide construir o mucho fuego nos impide deleitarnos en la mínima fugacidad.
El universo es ese pulpo que busca abrazos y nosotros esquivamos sus ventosas con tal de no permitirnos sentir el amor, pero el tiempo nos enseña a dejar de odiar al prójimo y preferimos tratar de entenderlo. Pienso en mi abuelo que murió de cáncer y en su manía de contar historias y quedarse dormido, en mi abuela que constantemente me regañaba por poner los codos en la mesa pero que encontraba abrazos de sus nietos en cada visita al hospital que le hacían. El amor se manifestaba en ellos con todos sus achaques, con todas sus imperfecciones, aún a sabiendas que iban a morir y que no habían hecho libros; enseñaron amor a sus hijos a pesar de que estos no han podido entender que el amor significa también dejar que cada persona nazca en sí misma y que cada una se convierta en zahori a su debido tiempo. Ruego a que el universo me siga entregando todo el amor que me ha dado, por medio de cada persona que ha venido en mi vida y que cada una de ellas vuelva a venir en forma de pájaro y con sus grandes picos consuman toda la poesía que habita en mí y mi pozo sea agotado para que el agua no se estanque. Ruego que cada esperma que entregue sea un acto de amor al otro en donde la perversión sea otra manifestación de la sonrisa y que aprendamos a amarnos tal como el universo nos ama, de esa manera tan cruda y tan erótica como encontramos al besar a un pez o a un esqueleto.

Poetica: Interno

Poética: Interno

Después de las charlas con el hombre-hermético, me dieron ganas de buscar un caparazón/refugio para envolver mi ser, enclaustrarme como un gusano en su crisálida y esperar pacientemente un nuevo renacer. Puse mi cuerpo boca abajo y me puse a meditar entre mis parpados/ronquidos sobre el inicio del destiempo:

Al principio, cuando mi cuerpo estaba dividido entre ovulo y esperma, el padre zorro se acercó a mi estrella. Con la delicadeza que tiene un zorro posó sus garras sobre mi energía y me transformó en sueño. El sueño dice así:

Un niño con alas de pájaro revolotea por la espalda de Valentina. Fija sus pupilas en los vellos bellos y se acerca a su oído. Le dice con trino: Valentina… rasca mis alitas. Ella se da la vuelta, acerca su mano al niño y rasca con fuerza una de las alitas. Una, dos, tres y hasta siete veces el niño ruega con ternura, y la niña hace con presteza. Ya satisfecho, el niño se posa en las piernas de Valentina y sacude su cabecita dejando caer un poco de alegría en forma de lágrimas. Ella, que se hallaba cansada a causa de su arduo trabajo, sintió como su vientre se inflamaba y ardía como Hiroshima en sus malos tiempos. Se acostó sobre la verde pradera y el niño con alas de pájaro se acostó junto a ella. Se miraron, ella tomó el rostro del niño alado entre sus manos y recogiendo el poco de su alegría en forma de lágrimas se acercó y después de lamerlo, le dio un besó. Él ardor desapareció del vientre de Valentina y se transfirió a él, subió hasta su garganta pasando por sus estómago, esófago y laringe hasta salir en forma de huevo trasbocado de su boca. Ese huevo cayó al suelo, pero en vez de romperse, se quedó un poco fijo, un poco enterrado, un poco sólido. Allí, dentro de ese huevo, nació la paciencia.

El zorro alejó sus garras y volví a mi forma contra/innatural. Valentina se quedaba relegada en mi conciencia/pensamiento, y al pestañear, sentí al pequeño niño con alas emerger de mi garganta.
Desperté.

La crisálida se volvió morada y la morada se volvió acogedora. Las palabras se posaron por allí y susurraron:

El yo, que nace de mi yo, que se vuelve liquido cuando es frío y arena cuando es caliente, que se convierte en pecado cuando se acerca al vicio, muta a virtud cuando se acerca al paraíso, que se pre-condensa con cada cambio de cuerpo, que se nutre en el viaje del héroe, que se antepone a la muerte; ese yo que siente su muslo desgarrado de tanto balancearse; ese yo que se encuentra vivo entre vivos y muerto entre los muertos, que antecede a la transformación carnavalesca (porque la muerte es lo más carnavalesco que existe); el yo que vive en cada uno de todos y todos que viven en los peces del infierno, que pasean dentro en el mar donde habita la tortuga que sostiene al universo.


Ese ser, transmutado, concatenado, cerró los ojos. 

En ese instante la crisálida se rompió: vi cómo el arte me encerraba para poderme conocer.

Mirada (XXVIII)

Mirada (XXVIII)

La fragilidad es una bomba de tiempo, y el estallar nos vuelve humanos...

Bitacora del astronauta

Bitácora del astronauta:

Se puede comparar al pasado con la hidra de nueve cabezas que derrotó Hércules, solo lo pudo hacer cercenando las cabezas y quemando en donde nacían. Igualmente, las personas que pertenecieron a un pasado no ameno deben ser erradicadas, cercenadas y quemadas de la vida de cada uno. El héroe define sus limites, dejar ir es necesario para seguir creciendo.

Bitacora de un entierro

Bitácora de un entierro

Nacimos en tierra hostil, de esa dónde la semillita que hablan en la biblia no podía nunca florecer, donde el grunge era sentarse con el diccionario y el metal era escuchar una cinta con extraños. Para ir a la escuela pasabas por tres montañas y cuatro pandillas que más tarde se desaparecieron cuando los carros blindados llegaron; yo atravesaba el parquesito donde las historias de violaciones abundaban y los grandes huían cuando el sol se iba. Te recuerdo a mi lado pisando el balón de micro cuando yo golpeé al arbitro y me expulsaron del campeonato, o riéndote de mi mala suerte después de romperle la pierna al tipo que quería quitarme el balón. Te recuerdo puro, con esa sonrisa contenida, de demonio sin cartílago que tenías cuando te quité a la monita, antes de que el cancer llegara y cambiara todo entre nosotros. Te recuerdo en el bar gritando por tanto miedo de estar solo, sin madre, escuchando a los Scorpions y a Nirvana mientras bebíamos con todo el peso del fracaso. La semillita empezó a florecer y te metiste a golpear a los malos y los malos te golpearon. Pero te recuerdo no solo en la camilla y blanco como una pared sin sonrisa, como un elefante dibujado con tiza, sino también te recuerdo sobándome las heridas que me hicieron cuando me rompieron la cara por tu culpa, o mentándome la madre por que siempre supiste el monstruo que yo era y aún así me amabas como el agua ama al cauce, como la lápida a las letras. Hoy la semilla está germinando y no solo vivo mi vida, sino la tuya, y me prometo todos los octubres no consumirme en llanto y recordarte con felicidad.
Bonitos ocasos y amaneceres en el lugar que estés. No creo que el cementerio sea capaz de retener toda la vida que eres.

Amor (V)

Amor (V)

El amor como una fuente de vida muy hermosa, como principio de hermandan, pues aquellos a quienes tengo por amigos los amo con todos mis huesos. El amor como el vaso de limonada que un campesino le da a uno en las veredas, como el dulce que se le compra a un niño, como el sonido que emana del cuerpo amado, como la sonrisa que se comparte a pesar de ver el crudo invierno, como el abrazo que se gesta en el pensamiento desde la distancia, como las palabras de un libro que viajan al cerebro y hacen de lo muerto lo imaginado.
Yo creo en el amor y en sus múltiples raíces. No lo veo como un árbol sino como una tubérculo, porque las ramas son finitas, pero las raíces nunca terminan de crecer.

Armonia

Armonia

Cada trasbocar se hace eterno. Cada movimiento se vuelve dolorosamente bello. Cada instante se rompe el maya y se encuentra el espíritu flotando. Hoy me he encontrado con una drogadicta, que sonreía cada vez que le hablaba de follar, y mientras yo trasbocaba en su coño, ella fumaba mi verga. Esa es la ambigüedad de la armonía.

De Afuera

De Afuera

A los que habitan bogotá pero no son de aquí:
Ustedes provienen de una cultura en donde la muerte reina y cada juego se hace imprescindible para soportar la soledad. Y en medio de la capital es impresionante ver el carnaval que arman por medio de la alegría que despliegan. Algunos como yo, tenemos otra forma de vida en la cual no nos interesa correr tras la muerte ni huirle a la soledad, porque ya nos habitan. Al diablo no se le burla sino que se le honra y se le guarda en silencio dentro de cada corazón. Nos catalogan de fríos, de no hospitalarios, de chichipatos y de tacaños... pero simplemente es otro pensamiento. Y mientras botan basurita, atropellan al otro con sus palabras, se esfuerzan en doblegar a alguien a punta de ruido, no entienden que venimos del caos a buscar paz, no al contrario. Entender al otro es una necesidad para no terminar matándonos, o eso he aprendido en lo poco de vida que llevo, pero la mayoría son tan egoístas que prefieren dañar a ser dañados. Se sobreentiende que pedir dinero molesta al prójimo, pero sus argumentos son tan vacíos e ilógicos que terminan confundiendo caridad con responsabilidad, y es así que dicen que la capital les debe algo y no agradecen lo que recogen de acá, sino solo otorgan males, y bulla y demás resquicios que terminan degradando su propia cultura. He conocido algunas personas en esta época que me han cambiado las ideas en cuanto al que se dice regionalista; y agradezco compartir con aquellas personas. Pero también he conocido aquellos que más valdría que desaparezcan a que sigan pidiendo y pidiendo de todas las formas posibles, en vez de realmente entregar.

Sueño

Sueño

Sueñan los soñadores con el principio de este mundo, con sus cascadas y ríos, con sus bosques llenos de ninfulas y semidioses hechos cabros llenos de vitalidad que danzan, invocando a soñadores que mantengan el sueño fértil para que no se acabe el gran sueño y Dios no despierte queriendo realmente crear el mundo que está en estos momentos soñando.


Y de cada sueño nacen nuevos instantes en los que puedo ver las alas de cartílago llevándome a tierras nuevas. Otros gritos llenos de nuevas vibraciones se convierten en pequeños fragmentos de la i-realidad que se mezcla. Me susurran las mil bocas del dragón, y despierto con el sabor cobrizo en mi boca y garganta.

Raza

Raza

Somos una raza de violencia; en parte por nuestros antepasados, en otra por nuestra constitución de seres agitados. Vamos por la calle deseando que los semáforos no cambien nunca, que los ojos no nos experimenten, que el tiempo sea más largo para hacer todo lo que deseamos. Cuando nos empujan respondemos con un golpe, cuando nos sonríen pensamos en escopolamina o en jeringas con sida; el más juerguista es un hablamierda y el más cordial es porque nos está cayendo. Gritamos en nuestra cabeza con la fuerza de pájaros negros hasta explotar en violencia contra todo lo que nos rodea. Habitamos cárceles sin saberlo, estamos muertos desde que tenemos dieciocho porque ante el estado somos soldados. Esa es nuestra condición y para combatirla buscamos poesía en nuestra tecnología: nuestro celular es nuestro mejor amigo y el porno virtual es pan de cada día. Nos exponemos a ver noticias de masacres mientras comemos, y nuestras habilidades virtuales cada vez son mayores a nuestras habilidades físicas. Entonces, ¿por qué sorprenderse del hombre que mata a una familia entera y después se suicida? ¿o de la muerte de un niño a manos de otro por jugar con un arma?

----------

Somos una generación de miedo. Y no solo por la violencia que existe en el mundo (en especial en nuestro país) sino porque tenemos miedo de la fractura de la muerte. Somos tan realistas que ya no le creemos a la poesía a menos que hable de muerte y tristeza, o preferimos el alcohol antes que el agua. Somos esa generación entregada al instante por miedo a aferrarnos al otro, al afán con tal de no pensar en el mañana. Hablamos de no mostrar el hambre porque le tenemos miedo al impulso que viene con ella, solo gana quien no muestre sus sentimientos o pueda contenerlos porque la fractura ya ocurrió y no vale la pena sanar con valentía entre tanto miedo.

Buenos dias

Buenos días

A mí no me afectan las bombas, o las minas quiebra patas, no me afecta la muerte de un niño, o de miles de niños que se volvieron soldados. No me afecta el suicidio de miles de japoneses o la cara quemada por ácido de una persona. Lo que a mí me afecta es la mentira, la sonrisa hipócrita, la muerte de mi mejor amigo, las palabras que me tratan como monstruo, lo enfermo que resulta que lo busquen a uno solo por diversión, lo sintético que se vuelve un saludo, lo enfermo que suena un "que tenga buen día" a un indigente, lo absurdo de saber que apuestas por algo que vas en perdidas, lo cómico del poder hablar con las personas de amor pero no sentirlo hacia tu familia... y esas cosas. Quizá solo sea fragilidad, quizá solo sea optimismo, qué sé yo.

Del llorar

Del llorar

Lloramos por moda en público. Lloramos por necesidad en privado. Agredemos lo que lloramos para no volverlo a amar. Nuestros muertos nos lloran desde la tumba y el manual de Girondo lo vemos como poesía. Los angeles se rompen los dientes mientras nos lloran y nuestros demonios lo hacen de felicidad. Y todavía no hemos aprendido a perdonar a quienes lloran por cosas ínfimas, o a quienes lo hacen llevados por su eterna sensibilidad. Ojalá hoy lloremos de alegría y orgasmos, y que el llanto nos siga conservando humanos.

Conversaciones con Jack

Conversaciones con Jack

Fuck, puedes ser lo más inteligente del universo, pero eso no te dará ni un ápice de la sensación que entrega la experiencia. Todo el mundo lo sabía pero hace tiempo muchos prefirieron entrar en el juego social en vez de autoexplorarse. No se puede culpar a nadie, no puedes culpar a los demás por la forma en que actúan... estamos llenos de sociopatas que se reprimen en vez de salir a bombardear el universo. Yo no me incluyo, mi rollo es diferente, Jack lo sabe, ahorita lo estoy tomando mientras recuerdo cada paso mal dado de mi existencia y me río por ello. Cada Furia que me atormenta trato de enamorarla para que sea aún más drástica conmigo.

Man O To - Nu

Man O To - Nu

"Un agradable momento para sentarme al frente de la puerta, yo y tú.
Con dos figuras y dos caras, con una vida, yo y tú.
Alegre e indiferente, libre de mitos que nos distraen, yo y tú.
Yo y tú, sin nuestros egos, nos reunimos por la virtud del amor."

"Khonak an dam ke neshinim dar eyvan, mano to
Be do naghsho be do soorat, be yeki jan, mano to
Khosh o faregh ze khorafat-e-parishan mano to
Mano to, bi man o to, jam' shavim az sar-e-zogh" 

Poeta "Mawlana Jalaluddin Rumi"

Instante

Instante

He festejado cada muerte como un nuevo anuncio
y cada boca como una nueva verdad.
Cada instante se ha vuelto eterno
y cada eternidad es una gota de saliva.


He maltratado con los ojos
a las damas que susurran magia
y lamido con las yemas de mis dedos
a cada ratón que merienda gatos.

He aprendido a sonreirle
a cada mujer que pasa a mi lado
y cada sol de mi enfermedad
nace entre sus camisas.

A veces busco ojos, labios, culos, tetas,
pero solo encuentro personas
y vuelve la fragilidad
ha recordarme que estoy muerto.

Maquina

Máquina

Si la enfermedad del siglo XX fue la depresión, la del siglo XXI es el insomnio. Somos una generación que se guía por lo racional en búsqueda del presente. Todas las ideologías conllevan a estar en el ahora, con nuestra cámara disparando una foto de entrada y de salida porque no queremos almacenar recuerdos. La imagen nos hizo consumidores de una pornografía en forma de selfies; nos vemos en nuestro espejo mental todas las noches y nos horrorizamos por lo que vemos. NO PODEMOS DORMIR PORQUE NO PODEMOS DETENER LA MÁQUINA. Palaniuk nos lo advirtió en el Club de la lucha: invertimos en la mesita que adorna nuestra habitación mientras pensamos en las deudas que tenemos en el banco, o la cantidad de libros que deseamos leer pero nunca hay tiempo.. estamos sobresaturados de banalidad. Somos más que dioses, el ocaso ya sucedió y hemos sobrevivido a la radiactividad. No hay necesidad de deprimirse, podemos vivir con ello mientras sepultamos nuestros sueños.

Peregrinar

Peregrinar

En cinco minutos la luna rugirá
y me hablará de tu vientre liviano,
de tu cadera como montaña rusa,
de tus ojos cafés llenos de anfetaminas.
Después se pondrá en posición fetal
cuando le cuente lo que he soñado,
diré tu nombre lleno de hielo,
nacerá en mi pecho águilas blancas
que se estrellarán contra las rocas
y volverán a nacer, como furias,
como maldiciones de una boca gitana.
Recordaremos tus caderas,
la luna las conoce,
el vaivén de tu pelvis
consagrado al infierno.

Abismo

Dejar ir es avanzar en el abismo.

Los instantes no son tan sombríos, solo que descifrar a la oscuridad requiere locura, no perder en el laberinto implica huir de los gritos del minotauro.

Las manos se adormecen después de la destrucción, cada granito de ira se va transformando en el caminito de la espiral hacia abajo. Hago la aclaración porque hay espirales que suben al cielo como el tacto de una mujer, como la cerveza.

Cuando vas bajando solo queda enfocarse en quien escribe la historia y qué técnica utiliza. Pueden haber muchos Caligulas escribiendo historias pero solo un romantico es capaz de crear el mito del hombre que se enamoró de la luna.

Y en el fondo queda el recuerdo de todos aquellos a los que has dejado para venir hasta aquí. Empieza la travesía de la supervivencia... no solo es economía, sino también es esquivar tantos dientes que te arrancar pequeños ecosistemas de tus pupilas. Si sigues creyendo vas a encontrar que el agua se muerde cada doscientos metros; sonríe, estás en una esquela diciendo "Feliz Navidad".

Mirada (XXVII)

Mirada (XXVII)

El mejor regalo que le podemos hacer a una persona, indiferentemente de su sexo o su situación... es el no juzgarla.

Bitacora de viaje

Bitácora de viaje

Continuamos en el viaje. Cada uno se interna dentro de otro y exploramos a través del espejo. A veces nos dan ganas de trasbocar a ese espejo, romperle la cara y degollarle cada pedazo de carne que tiene. Después volvemos al hecho, es un espejo, y fuimos creados con la ira del ángel caído que nos aprisionó entre el fuego de la creación. Nos quedan pocas salidas... volvernos ausentes del universo, o relamer el cielo en busca de nuevas experiencias. Y allí estamos, frente a una pantalla, cantando una letanía hacia la oscuridad. Seguimos en el viaje.

Errar

Errar

He aprendido que cometer errores es positivo en la medida que se reconozcan como parte del proceso. Así, el llorar delante de alguien, el desubicarse, el golpear/se y hasta el emborracharse, aunque tenga un valor negativo, tambièn tiene el positivo siempre y cuando se reconozca su fin: expulsar un sentimiento, volverse a ubicar, experimentar una transformación, o sonreír en un estado alterado.

Mirada (XXVI)

Mirada (XXVI)

No debo depositar mi basura mental en otros. Debo aprender a manejar mis problemas.

Del porno y el amor

Del porno y el amor

A todos se nos exige ser "buenos" en la cama, se impone el concepto de mujer-puta y macho-alfa en cada encuentro con un desconocido y se lleva a sus máximas consecuencias. Deseamos el placer del orgasmo del otro, es una cuestión de ego. No está mal, no está bien, pero en cada movimiento de pelvis a veces se nos olvida que esa persona que está con nosotros es humana, o se nos va la cabeza por la apariencia y preferimos calmar una "necesidad" a reservar nuestra energía. Hemos aprendido a follar del porno, un buen culo o un buen pene nos llevará a la luna... Les juro que prefiero la conexión y la química al cuerpo dotado, y prefiero la sonrisa de una mujer promedio, a la pretensión de haber estado con una mujer10.

Mirada (XXV)

Mirada (XXV)

Los "siempre" son promesas que atan el instante, condenando el futuro.

Peces

Peces

Ay Campeón, las mujeres peces son un rollo, manipuladoras y mágicas, dionisiacas por naturaleza. Pero bueno, los hombres peces somos igual: estamos a mano. Lo único bueno de meterse con una mujer así es que lo que se vive es intenso; tanto que parece real... hasta que vuelve el ciclo a renacer y empieza el juego de nuevo.

Efecto

Efecto

Para que exista una interacción entre dos objetos, uno de ellos debe tener una primera reacción con respecto al segundo. Así mismo, para que termine esa interacción entre los dos objetos, uno de ellos debe dejar de responderle al otro. Esto es teóricamente simple, pero, en mi caso, vivencialmente inmanejable cuando se trata del pasado. Me alejo de ciertas personas pero al final vuelvo, y esto parece que es viceversa. Al final, creo que lo que queda es tratar de ir depurando esos impulsos que nos hacen volver de donde ya nos fuimos y aprender a soltar.

A19 (Aleatorio10)

A19 (Aleatorio10)

Consulté en el tarot por ti. Nuevamente El Diablo se acerca al As de bastos. Y tú sigues lejos.

Mirada (XXIII)

Mirada (XXIII)

Renovarnos para que el tiempo no nos destruya, mientras destruimos lo que no deseamos.

Indignacion

Indignación

Sí, claro, todos nos indignamos. Vemos en las noticias la masacre o lo que sucedió en la Guajira, o lo que pasa en la alcaldía o todas las cosas que nos van jodiendo. Nos indignamos. Pero cuando pasa alguien a pedir un pedazo de pan, a uno le da cosita, no es con nosotros, mejor que trabajen en vez de vivir en la calle, ¿cierto? y hasta ahí le llega a uno la indignación al darse cuenta que uno es igual a todos... ahora somos cínicos que reclamamos por todo en vez de poner nuestro granito de arena. Y el cínico es hasta bonito y cuenta cuentos con sus amigos y se vuelve experto en el tema o dice cómo uno se salva de un tiroteo mientras almuerza pollo, pero se caga del miedo al ver un arma así esté descargada. Cinismo... puro y llano cinismo.

Dorado

Dorado

Soñé con bellos animales de dientes dorados, que habitaban cerquita a mi oído. Soñé con golpes que emergían de mi cuerpo y se convertían en peces arcoíris, iban directo a los estanques, a los riachuelos, a las peceras de todos, y todos tenían mis golpes y los bellos animales de dientes dorados tenían a mis peces como mascotas. Yo sonreía con la sonrisa de quien no recuerda daño alguno.

Humanismo

Humanismo

Querida persona: te quejas del machismo, seas hombre o mujer... pero te la pasas compartiendo imágenes donde sobrevaloran/subvaloran a la mujer, donde la responsabilidad de su emocionalidad recae en el hombre, donde el articulo femenino está prediseñado para hacer sentir bien emocionalmente a una mujer diciendole que debe ser fuerte, pero obvia lo más importante... todos, TODOS debemos ser fuertes, sin importar la condición, clase, género, ni otras cosas. Poner la brecha es alejarse del ideal... no más victimización innecesaria.

Meditar

Meditar

Huyo,
contra el espejo,
y encuentro
muchas sonrisas
llenas de vida.

Amor (IV)

Amor (IV)

Nunca sobra el amor, nunca sobra y se aprende que cada personita que te rodea está llena de todo un revoltijo que te enseña a respirar. Nunca sobra amar a quien está lejos o cerca, amar no significa arrancarse las palmas de la mano con cada caída, sino lamer la sonrisa hasta volverla carcajada, y dejar que cada amigo te impregne de su saliva, de su propia vida. Amar no sobra porque este mundo nos condena a la mentira del éxito y solo se sobrevive amando/nos en cada rincón de nuestra existencia, amando lo que hacemos, amemos cada gota de realidad porque de ella es el fruto que se gesta consumiendo nuestras fantasías, y cuando nace/nazca nos regocijamos en cada piel nueva que nos tejemos desde adentro, o en pareja, o solitos como hemos nacido. Nunca sobra el amor porque el mundo está lleno de solitarios que se han devorado su propia gana, que comen con un gato/perro para no amar a un humano, que les sobran los motivos para pegarse el tiro pero la cobardía los impulsa a destrozar al otro... y sin embargo, necesitan/tamos amor hasta que el árbol de la vida vuelva a florecer en cada cuerpo/ser y cada ilusión se convierta en realidad. Así es como se mueve realmente el mundo por egoísmo y por amor, por que cada uno necesitamos ser amado no para ser salvos, sino para volver a ser seres humano...

Del patriotismo

Del patriotismo

Una de las mayores indignaciones que se sufre es la de sentir que alguien se apropia de nuestro esfuerzo. Y eso se magnifica cuando un gobierno abre la jeta diciendo que ayudó a cada deportista a ser el mejor y en realidad lo único que hizo fue negarle posibilidades. Nos indignamos porque sentimos que la mentira es una mierda y que no se merece nadie que le usurpen su trabajo, que cada persona ha trabajado constantemente su camino y que es injusto que otros se apropien de triunfos ajenos. Ahora, ¿Han notado que ese mismo esquema lo tiene el patriotismo y sus derivados llevados a los deportes, regionalismos y otros ámbitos? algunos como fanáticos, otros como hinchas de conveniencia... nos tratamos de identificar con algo, pero en realidad realmente nunca lo trabajamos. Y así es como todo el mundo sale a proclamar victorias que no son de ellos y dicen que Colombia está siendo representada, pero cuando una mujer roba en china, piden que nadie juzgue a un país completo por una sola persona.

Odiseo

Odiseo

Me contaba él que ella era una sirena perdida, que encanta a los hombres con cada mentira que profesa, pero yo la veo y me parece la mujer más normal del mundo, de esas que no dan ganas de acercarse porque se ven insípidas, de esas que destilan mentiras. Se quedaba llorando largos sorbos en el bar mientras yo escuchaba las canciones y sonreía, pero después me quedaba pensando en otra sirena y me decía que cada cual con su rollo mientras llega la primavera.

Mirada (XXII)

Mirada (XXII)

De vez en cuando es bueno andar entre buitres y no carroñear.

Amor (III)

Amor (III)

Amar es reírse un rato de todo el tiempo que se está en oscuridad, Amarse es rodearse de soledades, naufragar y dejar que el barco se hunda mientras aprendemos a desarrollar branquias. Amarse en el otro es reconocerlo como único y dejar de someterlo a nuestros caprichos. No amar es morir.


Mirada (XXI)

Mirada (XXI)

La negación es una cara de la supervivencia.

Verificar

Verificar

Usted puede compartir la información que desee, eso por el momento parece que no lo pueden impedir (y me alegro de ello). Sin embargo, lo que debería pensarse antes de compartir algo es la veracidad informativa, historicidad e intensión que realmente tiene la información.
Creería que es simple: antes de compartir compruebe si la noticia es real, actual y si hay una identificación concreta con lo que quiere decir... no cree más basura desinformativa, vea que a nadie le gusta que le mientan, ¿o a usted sí?